2017

Aingeru Ratón, 19 años:

whatsapp-image-2016-12-05-at-17-29-01Llevo en Aurrerantz tres años. Comencé mis andaduras como niño y ahora soy monitor. Me gustaba el ambiente que había y decidí probar como monitor. Me encanta el trato que tenemos con la chavalería, poder jugar y cuidar de ellos/as. En un futuro espero que Aurrerantz continué como está pero con algo más de monitorado para poder hacer más cosas.  Tengo un montón de anécdotas pero ninguna que me venga a la mente ahora mismo.

.

Ixone González, 24 años:

whatsapp-image-2016-12-04-at-22-21-39Entré en Aurre las navidades de 2010 para hacer las prácticas para sacarme el título de monitora, pero el ambiente que sentí que había me animo a seguir. El voluntariado es algo que te tiene que gustar hacer, a mi me gusta, pero Aurrerantz lo hace más fácil todavía! No tengo una anécdota concreta para contar, es mas un sentimiento. Después de unos cuantos años en el grupo, decidí dejarlo un verano, ese verano no lo pensé demasiado y no me supuso mucho, ha sido más lo que me ha generado volver. El año pasado volví y sentí otra vez desde el principio lo guai que es hacer cosas así, y ver que a la gente le gusta y valora lo que haces! Es algo emocionante! Creo que unido a esto está el futuro de Aurrerantz, ya que es el presente también, lo que supone que gente tan distinta se una para crear algo así juntos! Si seguimos teniendo la misma ilusión todos los que forman Aurre, tanto los que están dentro día a día, como los que no, será un futuro bonito, no hay duda!

Itsaso Palacio, 25 años:

12524414_1723509764558451_5510043335846038917_n

Llevo en Aurrerantz desde 2010. Comencé mi andadura por el tiempo libre con la entidad
Entré a formar parte de aurre cuando estaba sacándome el curso de monitorado. Un compañero me animo a ir a aurre a probar y hasta ahora… Me gustan mucho los y las txikis, me estuve sacado el titulo de monitorado y porque estaba estudiando educación social.  Me imagino una entidad critica y comprometida con una educación transformadora y me imagino un equipo de monitorado joven y transformador. Como anécdota contar cuando lié a mi chavalería de 16-17 años para hacer un vídeo promocional. Nos lo pasamos genial haciendo el vídeo y me sentí orgullosa del grupo de neskak y mutilak que se creían Aurrerantz.

Jennifer Sobrado, 26 años:

catsLlevo en Aurrerantz desde 2001, casi desde sus comienzos, entre como chavala. Cuando tuve la edad oportuna para ser monitora probé y me gusto y me quedé. Me gusta la relación del monitorado, las actividades y la experiencia de ser voluntaria. Veo un futuro muy bonito con más voluntarios y que seguirá funcionando tan bien como hasta ahora. Mi anécdota paso hace dos años con mi cámara de fotos, se la deje a un compañero que le tocaba a él sacar fotos, el día de excursión que fuimos al metro y en un momento se le cayó la cámara al anden. Yo estaba muy nerviosa pensando que se me había roto la cámara porque no veía la batería. Preguntamos a un vigilante y nos dijeron que a la vuelta nos daban la cámara. Cuando me la dieron entera y sin que se rompiera ni me lo creía que suerte tuve.

Stefano Decataldo, 24 años:

10401646_10203759398059669_6249740914367314180_nAl tiempo libre llevo vinculado desde 5-6º de primaria participando en los primeros udalekus de Aurrerantz, luego de forma continua en 1.-2. De la ESO entré en Amalur, hice el proceso scout y el último curso tuvimos un tiempo de estancia en otros grupos para probar y es cuando me quedé en Aurrerantz. En un futuro Aurrerantz me lo imagino muy parecido, tal vez si se desvincula algún proyecto o se extiende la red con contactos con más asociaciones, pero reservando la misma esencia. Entré en Aurrerantz porque se implica no solo con la chavalería, sino con el monitorado. Que el monitorado se sienta a gusto, valorado y motivado es necesario. Recuerdo una vez que teníamos que escribir en una pancarta y estaban escribiendo muy cuidadosamente, entonces me preguntaron a ver como hacíamos el fondo. Empezamos a tirar pintura y a pintar con las manos y acabamos pintando con los pies. Al final no escribimos nada.

Verónica Flórez, 22 años:

ppComencé en el 2010. Seis años llenos de experiencias, oportunidades, alegrías y algún que otro susto.  Mi manera de entrar al grupo fue mediante una amiga que ya participaba en él, me hablo muy bien y me lo vendió de tal manera que desde entonces no he podido perderme ni un día de celebración, ni una colonia, ni una reunión… Creo que es un grupo que empezó de la nada y con el esfuerzo de muchos voluntarios/as ha ido aumentando y progresando. Espero que en un futuro siga igual o mejor que ahora y que cada año el número de personas voluntarias aumente y con ello el número de niños/as que puedan disfrutar de nuestro trabajo. Lo que más me gusta y con lo que más disfruto es cuando veo las sonrisas con las que vienen los pequeños/as. Es una gran satisfacción levantarse temprano un día de vacaciones para preparar los juegos, canciones y talleres que van a disfrutar ese mismo día. No podría elegir una sola anécdota ya que después de de tantos años en cada colonia ocurren nuevas experiencias.

Muchas gracias por formar parte de esta gran familia que es Aurrerantz. ¡¡SIN VOSOTROS/AS NO SERÍA POSIBLE!!